lunes, 19 de enero de 2009

Mujeres poetas.Concha Méndez


Voy a publicar un comentario de una alumna sobre unos poemas de Concha Méndez. Con esto quiero destacar la necesidad de sacar a la luz la obra de las mujeres y darla e conocer en nuestro trabajo docente. No es el único comentario que merece la pena leerse.
Ahí va:
"Valoración personal"
Quiero destacar que para llegar a entender por completo los poemas de Concha Méndez, es necesario conocer su vida, abandono de su marido y muerte de su hija, y sus anhelos de vivir de una forma libre.
Tras haber leído un poco sobre su vida, me he dado cuenta que a través de sus obras crea su propio espacio para aislarse del mundo.
Me han gustado sus poemas, lo que pretende y consigue expresar.
En
Alas quisiera tener expresa la libertad más pura y en contigo el amor más verdadero. La mayoría me han llamado la atención, pero estos son los que más me han hecho sentir. En el primero exalta la libertad como los pájaros, es lo que más me ha emocionado.
Desconocía a esta escritora, quizás por ser mujer. Creo que mujeres como ella deben tener relevancia porque es un claro ejemplo de que las mujeres han estado y están ahí época a época, pero no nos las mostraban.




ArribaAbajo Uno de esos instantes que se vive


no se sabe en qué mundo, ni en qué tiempo,


que no se siente el alma y en que apenas


se siente el existir de nuestro cuerpo,


mi corazón oyó que lo llamaban


desde el umbral en niebla de algún sueño.


Para decirme su mensaje extraño,


aquella voz venía de tan lejos,


que más que voz de sueño parecía,


en su misterio gris, sombra de un eco.


Sentada estaba yo en aquel instante


en un muelle sillón de terciopelo.


Mis brazos se apoyaban en sus brazos


-¡qué desmayados los sentía luego!-.


Después, atravesando los cristales


de un gran balcón que daba al ancho cielo,


una sombra vi entrar. Tal vez la tarde


al irse, entraba a verme... Yo eso creo...

[Poemas. Sombras y sueños]



ArribaAbajoEste trabajo ha sido muy grato, y un descubrimiento.

martes, 13 de enero de 2009

Hannah Safran

Tenía que ser una mujer la que abordara otro enfoque en el terrible problema del pueblo palestino. Hannah Safran es integrante del movimiento por la paz en Israel Mujeres de negro y es una de las pocas voces esperanzadoras que se escuchan estos días. Recojo sus palabras de Mujeres en red y espero que, en breve, un grupo de nuestra asociación podamos participar de un encuentro con ella.

Una vez más nos enfrentamos a un liderazgo que solamente conoce una solución: Guerra. El gobierno israelí debatió durante meses una solución para Gaza, de forma muy parecida a los frecuentes debates de los anteriores gobiernos israelíes, la situación en el Líbano, la primera y segunda Intifada y, de hecho, todas las crisis a las que se ha enfrentado Israel.

Sin embargo, al final, a estos dirigentes electos y sagaces, mujeres incluidas, sólo se les ocurrió una solución, una visión: una ofensiva militar. Como si no hubieran probado este tipo de solución en el pasado. ¿Qué otra cosa se puede hacer? ¿Ocupar Gaza? Ya lo hemos hecho. ¿Imponer un bloqueo? Ya lo hemos hecho. ¿Bombardearla? ¿Matar? Ya hemos utilizado estos métodos muchas veces. No aparecerá ninguna solución mágica mientras que los gobiernos israelíes regurgiten sus respuestas militares agresivas.

Oímos a nuestro Ministro de Defensa Ehud Barak insistir en que "no hay nadie con quien hablar al otro lado" -una justificación demasiado frecuente para adoptar una respuesta militar al margen de la diplomacia. Como todo el mundo conoce, siempre son culpables los enemigos de uno.

Como los niños en el recreo, culpándose el uno al otro por haber iniciado la pelea, nuestro gobierno por un lado culpa a la otra parte, y por otro se presenta a si mismo como indefenso. Su incapacidad, o quizás su falta de voluntad para encontrar una solución no militar a la situación de Gaza, es todavía otra prueba de su falta de visión.

Por si fuera poco, se niegan a escuchar a sus ciudadanos. La mayoría de la gente en Israel no cree que la guerra en Gaza vaya a aportar una solución duradera a la crisis actual. Incluso aquellos judíos israelíes, que lamentablemente han aplaudido la muerte de cientos de palestinos, probablemente no darán su apoyo a la matanza una vez que la ofensiva empiece a cobrar victimas entre los soldados israelíes.

Hemos vivido una experiencia similar hace dos años, durante el ataque de Israel al Líbano. Al igual que hoy, aquellos de nosotros que nos opusimos al ataque militar desde sus inicios fuimos objeto de iras y burlas, hasta que se produjo la primera baja de Israel.

Ninguna comisión de investigación va a devolver la vida a los muertos de ambos lados. ¡Es hora de escuchar las voces de la razón! Por supuesto que existen otras soluciones que no tienen que ver con la violencia y el poder militar. Existen alternativas a la violencia. ¡Si no son evidentes por sí solas, entonces hay que buscarlas y visualizarlas!, y hay que tener en cuenta la historia a la hora de considerar estas alternativas.

Por ejemplo, Gaza, con sus campos de refugiados, es en sí el resultado de una guerra sin fin que empezó en 1948. La agencia de Naciones Unidas de ayuda a los refugiados palestinos (UNRWA) trabaja hoy con cerca de 500 mil refugiadas y refugiados sólo en la Franja de Gaza. Estas refugiadas y refugiados son descendentes de familias que fueron expulsados de sus hogares no sólo en 1948 sino también en 1952, cuando los residentes palestinos de Ashkelon, que por cierto eran ciudadanos israelíes, fueron expulsados a la Franja de Gaza...

No se puede poner fin a la injusticia con el poder militar y la destrucción. Los palestinos están hartos de este enfoque y probablemente no están dispuestos a quedarse sentados y esperar pacíficamente hasta que Israel se dé cuenta de que no hay una solución militar al conflicto Palestino-Israelí.

Si hemos de encontrar una solución a largo plazo y duradera al conflicto, necesitamos un enfoque muy diferente al de la crisis actual. Israel tiene que levantar el bloqueo y permitir la libertad de movimiento tanto en el interior como para salir y entrar en la Franja de Gaza.

Esto incluye la reapertura del aeropuerto y el puerto pesquero, asegurando el suministro de combustible y electricidad, y sobre todo hacer frente a la necesidad perentoria de suministros médicos.

Además, se deberá permitir a los estudiantes salir de la Franja de Gaza y proseguir sus estudios en otros sitios y autorizar a los trabajadores palestinos a trabajar en Israel. Esto sólo es el comienzo. Deberíamos apoyar la instalación de un ferrocarril que conecte la Franja de Gaza con Cisjordania para permitir las visitas de familias y otros intercambios vitales.

En resumen, para deshacer parte del daño infligido durante décadas de soluciones militares, Israel necesita demostrar generosidad. Deberíamos buscar la paz con un enemigo que está vivo en vez de con uno muerto, y ¡cuanto antes mejor!

* La doctora Hannah Safran es integrante de Mujeres de Negro, en Haifa, Israel.
Texto traducido del Hebreo por la doctora Simona Sharoni y del inglés por Daniel O'Connell.




domingo, 4 de enero de 2009

Las madres de la Constitución

Teresa Mollá hace una reflexión, bajo mi punto de vista, certera y directa sobre las madres de la Constitución. Por cierto, ¿alguien ha visto a alguna? Os copio sus palabras:

La verdad es que después de leer y escuchar casi todo lo referente a las celebraciones que han conmemorado los 30 años de la aprobación de la Constitución, una se da cuenta de lo poco que sabe de la historia más reciente del estado español…En primer lugar y como homenaje a todas ellas, voy a dejar la lista de las llamadas “Madres de la Constitución”:
Ana Maria Ruiz Tagle.
Asunción Cruañes Molina.
Carlota Bustelo García del Real.
Carmen García Bloise.
Dolores Blanca Morenas Aydillo.
Dolores Ibárruri Gómez.
Elena Mª Moreno González.
Esther Tellado Alfonso.
Mª Dolores Calvet Puig.
Mª Teresa Revilla López.
Mª Victoria Fernández España.
María Izquierdo Rojo.
Marta Mata Garriga.
Mercedes Moll de Miguel.
Nona Inés Vilariño Salgado.
Palmira Pla Pechovierto.
Pilar Bravo Castells.
Rosa Lajo Pérez.
Soledad Becerril Bustamante.
Virtudes Catro García.
Juana Arce Molina.
Gloria Begué Cantón.
Mª Belén Landaburu González.
Amalia Miranzo Martínez.
Mª Dolores Pelayo Duque.
María Rubiés Garrofé.

Acabo de visionar el corto “Las Constituyentes” en You tube (http://www.youtube.com/watch?v=TYtCR7PX1Vc) que, tal y como he afirmado antes al no conocer la historia reciente tampoco conocía de su existencia, y me he emocionado.Me quedo con la intervención de Ana María Ruiz Tagle, cuando al final dice que al igual que en aquellos primeros años de democracia nos tuvimos de re-educar para vivir en democracia, ahora toca hacer lo mismo pero para vivir en una verdadera igualdad.De verdad, compañeras y compañeros que estos días hemos escuchado hasta la saciedad a Carrillo, Roca, Herero de Miñón, etc…explicándonos su idas y venidas con el tema de la redacción de la Constitución, pero ni una sola palabra sobre las aportaciones de estas mujeres a este importantísimo texto y me rebelaba. Por eso mandé el correo a Rosa.En su libro “Agrupémonos todas: la lucha de las Españolas por la Igualdad”, Isaías Lafuente, en la página 244 habla “de una Constitución sin Madre”, y define perfectamente como “grave error” el hecho que entre los siete miembros que formaron la comisión de redactores de la Constitución no estuvieran los nacionalistas vascos, pero añade: “…Sin duda, fue un error. Se ignora, sin embargo una carencia aún mayor: la ausencia de mujeres entre sus redactores”…”A diferencia del proceso constituyente de 1931, su precedente democrático, en esta ocasión no se encontró o no quiso buscarse una Clara Campoamor”.Creo de justicia recordar a todas las mujeres que formaron parte de aquellas primera legislatura democrática después de los casi cuarenta años de democracia y que desde aquí vaya mi reconocimiento y mi admiración hacia todas ellas, las que están entre nosotras y las que ya han desaparecido.Todas ellas y otras muchas que quedaron por el camino y estaban en otro tipo de tareas, merecen este pequeño homenaje.
Ben cordialment.Teresa

viernes, 2 de enero de 2009

Mujeres de Orihuela Clara Campoamor

El pasado 31 de diciembre, a las siete y media de la tarde, con pulso firme y sonrisa amplia, una pequeña representación de las que componemos este proyecto, asumíamos la puesta en marcha de un espacio para nuestra asociación. Todo esto es una realidad porque somos muchas las mujeres que hay detrás de este grupo que veis. Mujeres que animan, compran, aportan unas palabras o llaman un día y dicen: os leo, os sigo y contar conmigo.
Hemos aprendido de las Mujeres Entredós (desde aquí nuestro homenaje). Hemos pedido y obtenido microcréditos de un grupo impensable de mujeres que se sumaron cuando empezamos a concebir esta historia. Desde aquí también nuestro homenaje a todas y a cada una. Somos una gran familia, otro modelo de familia.
El día 3 de marzo, tras la presentación del libro de Elena Simón, Hijas de la Igualdad, herederas de injusticias, nuestra pequeña Ciudad de Mujeres , de la que también aprendemos día a día, estará abierta a cuantas personas quieran acudir.

Archivo del blog